text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Conoce 4 tipos de compañeros de oficina y aprende a trabajar con cada uno

      
Autor: Scott Maxwell  |  Fuente: Flickr

En toda empresa los equipos de trabajo están formados por personas con diferentes perfiles profesionales y por supuesto, también personales. Conocer qué tipo de compañero tenemos al lado es fundamental para saber cómo tratar con él y sacar el mejor provecho a nuestra labor profesional. A continuación te presentamos cuatro estereotipos distintos. Y tú, ¿perteneces a alguno de ellos?

 

Lee también
» ¿Cómo dominar la inteligencia emocional para tener un buen desempeño laboral?
» Consejos para sentirte feliz en el trabajo

 

1 – El auto exigente 

Estas personas son muy dedicadas y se exigen mucho a sí mismos, por ejemplo asumiendo más responsabilidades de las que deberían cumplir. Debido a esto muchas veces están sobrecargados y esto puede generar en que terminen padeciendo de estrés laboral. Si te parece oportuno, puedes hablar con él/ella para que intente controlar esta situación. Y por favor, no vayas a aprovecharte de su buena voluntad y cargarlo tú con tus tareas cuando pregunte si alguien necesita ayuda, a menos que de verdad no puedas resolverlo solo.

 

2 – El obsesivo

Suele tratarse de personas muy críticas hacia el trabajo de los demás, resistiéndose a ideas nuevas y propuestas innovadoras. Si eres “víctima” de un compañero así, hazle entender que respetas su punto de vista (aunque no lo compartas) y que lo que pretendes es que te trate con el mismo respeto a ti y a tus ideas.

 

3 – El súper organizado

Quienes están en este grupo suelen ser profesionales muy productivos, ya que la organización de un trabajo es fundamental para que todo marche bien e incluso para que se pueda hacer frente a los imprevistos sin entrar en pánico. El problema que puede haber con estas personas es que pueden llegar a ser muy perfeccionistas; y si bien buscar la máxima calidad es una característica positiva que mejorará el trabajo de todo un equipo, la perfección desmedida también puede llegar a frustrar todo un grupo de trabajo, ya que no siempre los proyectos salen de forma ideal. De todas maneras, siempre es bueno que en cada grupo exista alguien con un perfil “súper organizado”.

 

4 – El entusiasta

El entusiasta es quien se muestra muy emocionado al comienzo de cada nuevo proyecto derrochando energía y nuevas ideas a cada segundo, pero que con el paso del tiempo va “cayendo en la realidad” ajustando sus nivel de expectativa a lo posible de realizar. Si están trabajando juntos en una propuesta, habla con él y hazle entender que lo ideal sería que logre diversificar su energía; de nada sirve que comience con todo el ímpetu y termine totalmente desganado, ya que seguramente esta situación provoque que tu tengas que trabajar el doble para poder cumplir con una entrega.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.