text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 pasos que debes seguir si quieres convertir tu idea en negocio

      
Fuente: Shutterstock

Si sientes que constantemente tienes buenos planes e incluso al comentarlos con tus amigos se asombran de tu capacidad para idear cosas magníficas; pero a la vez no puedes salir de esa primera etapa y lo que planeas no traspasa nunca al mundo de lo material, es hora de que leas ésta nota. Te acercamos los consejos de los profesionales para que sepas cómo convertir tu idea en negocio.

 

Lee también

» ¿Cómo destacar tu producto en las redes sociales? 

» Conseguir fondos para financiar nuevos proyectos 

» Cómo ser un buen emprendedor 

 

 

 

Descubre los 5 pasos necesarios en un emprendimiento para convertir tu idea en un negocio 

 

Define tu idea

Si todavía no has pasado a papel tu proyecto, hazlo cuanto antes. El primer paso es definir la idea y pasarla al papel. No tienes por qué ser concreto en un primer momento: al contrario, puedes anotar todo lo que te venga en mente y después ya tendrás tiempo de afinar los detalles. Puedes partir de cero (y ahí además estarías innovando) o mejorar una idea que ya existe en el mercado.

 

 

 

Piensa si tu idea es rentable: pregúntate si cubre alguna necesidad

Para que tu negocio marche con viento a favor tiene que tener consumidores cuando llega a plasmarse en negocio; es decir gente que esté dispuesta a pagar por el producto o servicio que tú estás ofreciendo. Para que esto suceda, tu idea debe cubrir la “necesidad” o “antojo” de un grupo

 

 

 

¿Las personas querrán pagar por lo que ofreces?


Muy relacionado con el punto anterior en el que nos planteábamos si la idea cubría alguna necesidad y de quién, está ahora el hecho de pensar con sensatez si las personas estarían dispuestas a pagar por lo que tú ofreces. Esto requiere un estudio de mercado, es decir como la -hasta ahora idea- podría encajar en el mercado ya existente cuando se convierta en realidad. Para esto también debes tener en cuenta y observar la competencia, estando atento a como se mueven las personas o empresas que hacen lo mismo que tú, pero en un juegpo sano. Tu no debes ir contra nadie, solo tienes que intentar superarte a ti mismo. Piensa por ejemplo en los gustos de consumo de las personas a las que esté orientado tu negocio y pregúntate ¿Qué disponibilidad económica tienen para pagar por esto?

  

 

Y ahora, ¿qué necesito para llevar mi idea a la realidad?

Esto incluye todo, desde los materiales, las horas de trabajo y el espacio hasta todo lo que tenga que ver con los recursos necesarios para llevar adelante un negocio. Debes tenerlo todo muy bien planificado, ya que la falta de planificación es uno de los factores principales por los que un proyecto, sea del estilo que sea, vaya directamente al naufragio. 

 

 

 

¿Cuánto va a costarme llevar a cabo mi idea?

Hablando en aspectos económicos, éste punto es fundamental. Llegado a éste punto es hora de hacer números, sentarte y calcular con precisión cuál es el gasto y la inversión inicial que necesitarás para poner en marcha tu negocio. Fíjate que tienes que recuperar lo que has invertido, así que no dejes nada librado a la suerte. Como ya te hemos dicho, la planificación es un punto crucial para el éxito o el fracaso. Si no cuentas con plata para invertir pero confías en tu idea, comienza a ahorrar o pide un préstamo (endéudate solo en el caso de que creas que podrás recuperar lo que gastas). Comienza a dar pasos aunque sean pequeños, porque lo más importante para poder crecer es primero comenzar el camino.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.