Noticias

4 consejos para protegerte de un mal ambiente laboral

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Trabajar en un mal ambiente laboral no solo perjudica la motivación de los empleados de forma individual sino también de forma colectiva, pudiendo finalmente deteriorar el trabajo de todo un equipo. Aprende cómo erradicar o protegerte de las malas vibras en tu trabajo para cuidar tu salud mental.


Trabajar en un mal ambiente laboral
día tras día puede tener consecuencias más graves que desmotivarse y bajar el rendimiento: las personas que están sometidas a un mal ambiente de trabajo pueden comenzar a sentirse mal en todos los demás aspectos de su vida, dentro y fuera del horario laboral. Si sientes que tu oficina o lugar de trabajo está cargado de malas energías, toma medidas para proteger tu desempeño y tu ánimo, antes de que la situación pase a mayores. Chequea 4 actitudes que debes tomar para acabar con un mal ambiente laboral.


4 consejos para protegerte de un mal clima laboral



1 – Detecta el motivo o persona que genera la incomodidad


Lo primero que tienes que hacer es buscar el motivo que genera tu incomodidad, ya que tener en claro qué o quién es responsable de que el lugar de trabajo esté cargado de negatividad es el primer paso para buscar una solución a este dilema.


2 – Toma una buena actitud para resolver lo que sea


Una vez que hayas detectado las causas que generan el mal ambiente deberás combatirlas, pero tomando siempre una buena actitud para hacerlo, ya que si lo haces desde el negativismo atraerás más de lo mismo. Piensa en cualquier situación que te moleste y antes de plantearla a los demás y actuar, evalúa distintas formas de decirlo y quédate con la que te parezca más amigable.

Asimismo, ve preparado para “negociar” la situación o cuestión que genera tu malestar porque tampoco es cuestión de hacer lo que solo uno diga. No siempre podrás ser tan moderado en la vida, pero es un buen ejercicio intentar -cada vez más- no “ir al choque”.


3 – Cuidado con los compañeros conflictivos


Si se trata de un compañero que se vive quejando, lanza rumores que perjudican a los demás o toma cualquier tipo de posición que deteriora las relaciones y el buen ambiente, habla con él de la situación y explícale que su actitud desfavorece a todos. Háblale siempre de muy buena manera y ofreciéndole tu ayuda si hay algo que puedas hacer para que se sienta mejor y para contribuir al bien común; pero por nada lo enfrentes porque esto generará más conflictos.

Si a pesar de mantener una conversación civilizada tu compañero sigue con la misma actitud, aíslate todo lo que te sea posible de él
. Si su conducta ya es intolerable entonces ve más allá y habla con tus superiores al respecto.


4 – Enfócate en lo tuyo


Sin dejar de lado la colaboración, los proyectos que realizas en grupo y cierto grado de sociabilidad con tus compañeros de oficina, enfocarte en tu trabajo te ayudará a mantenerte aislado de cualquier posible conflicto o disputa que pueda surgir.

Quizás parte de tu incomodidad venga de compañeros que hablan demasiado y logran el caos generalizado, por lo que si tu puesto lo permite, utiliza auriculares que te “aíslen” aún más en este tipo de momentos o cuando creas necesitarlos. Puedes escuchar una música relajante que favorezca tu concentración o incluso nada, pero el solo hecho de tenerlos puestos ya te hará sentir más “protegido” y cumplir con tu trabajo sin mayores inconvenientes.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.