Noticias

Diferencias entre la universidad y la vida laboral

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

El paso de la universidad al trabajo es todo un cambio en la vida de cualquier persona; y lo cierto es que la vida académica y la laboral son dos terrenos distintos. Más allá de las expectativas que te hayas hecho mientras eras estudiante, cuando empieces a trabajar vivirás algunas cosas que tal vez te sorprendan. Para estar más preparado en esta transición, chequea cuales son las diferencias más comunes entre la vida de estudiante y el ingreso al mercado de trabajo.


6 diferencias entre la universidad y la vida laboral


1 – No todos serán “buena onda” en el trabajo

En la universidad los compañeros no compiten entre sí, ya que el desempeño se mide de manera individual y no necesitas sacarte más nota que nadie para asegurar tu lugar en el salón. En contrapartida, la competencia en el mundo laboral es más despiadada. Si bien por suerte no todos tus compañeros serán competitivos al punto de querer “serruchar el piso” de los demás para avanzar en su puesto, es probable que te encuentres más de uno en tu vida laboral que sí aplique estas desagradables técnicas.


2 – En el trabajo no hay (tantas) excusas válidas

Si eras de los que en la universidad siempre tenía una excusa bajo la manga para convencer al profesor que te extendiera el plazo para presentar un proyecto, olvídate de que lo mismo aplicará en el mundo laboral. En los entornos eficientes no hay excusas, o por lo menos no podrás tener siempre una excusa para todo. O eres competitivo, o aprendes a serlo si quieres “sobrevivir”.


3 - Cuando llegas al trabajo parece que no sabes hacer nada

Así tus promedios hayan sido excelentes en la universidad, al llegar al trabajo recordarás a cada profesor y materia y los maldecirás en silencio por sentir que no te han enseñado nada de lo que realmente necesitas saber para desempeñarte en ese nuevo mundo. Calma, lo cierto es que muchas de las habilidades esenciales para el mercado laboral son omitidas en los programas académicos, pero esto no te pasa solamente a ti, y nadie va a despedirte por eso. Ya verás que aunque al principio pareciera que te están hablando en un idioma que nunca antes escuchaste, en pocos días le agarrarás la mano a las tareas y al ritmo de trabajo. Y no dudes en pedir ayuda cuando no sabes hacer algo, pero tampoco abuses de este recurso.


4 - ¿Con que eso es lo que voy a ganar?

¿Mientras estudiabas te habías hecho la idea de que podrías vivir una vida bastante relajada? En la mayoría de los casos -y sobre todo al iniciar la vida laboral- los jóvenes que recién salieron de la universidad deben chocarse y espabilarse con la más pura realidad: no ganaras (por lo menos al inicio) como para irte de vacaciones a Nueva York durante un mes. Al contrario, lo más probable es que con tu sueldo te tengas que convertir en un experto de las ofertas para llegar a fin de mes. No desesperes, si pones empeño en progresar a nivel profesional, no toda tu vida ganarás poco.


5 – No trabajarás en el lugar de tus sueños

Además del hecho de que no cobrarás lo suficiente como para comprarte una casa propia en tu primer año de trabajo, es probable que tampoco obtengas de primera el trabajo en el lugar donde siempre has querido estar. Toma ese empleo de mejor calidad, que te servirá para hacer experiencia y currículum; pero sobre todo, no te frustres con esta situación. Continúa investigando el mercado y formándote en tu área a través de cursos gratuitos en Internet -muchos de ellos te dan las herramientas necesarias para el trabajo- ya que están muy orientados a una profesionalización laboral. El progreso se construye avanzando escalón por escalón, no lo olvides.


6 – Tendrás que mostrarte más maduro

Las típicas bromas adolescentes y el hecho de hacer gala de tu rebeldía no es bienvenido en el mundo laboral. Cuando comiences a trabajar, compórtate como un adulto si quieres que tus compañeros y tus superiores te tomen en serio; por lo menos hasta identificar con que personas puedes tener la confianza necesaria para bromear.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.