Noticias

Ortorexia: un nuevo trastorno de alimentación

      
Fuente: Shutterstock
Un trastorno alimentario menos visible pero no menos peligroso que los más nombrados surge en la vida moderna. Se trata de la ortorexia, un padecimiento que consiste en la obsesión patológica por comer sano. Si bien cualquier persona es vulnerable a padecer este trastorno, las adolescentes y mujeres jóvenes suelen ser las más afectadas.


En su afán por comer sano, muchos adolescentes y adultos optan por opciones como el vegetarianismo, veganismo o crudismo, entre otros estilos de alimentación que traspasan esa línea y terminan convirtiéndose en estilos de vida. De esta manera surgen nuevos trastornos alimentarios, como la ortorexia, que se distingue por la obsesión por comer solo alimentos que sean saludables.


Si bien éste es actualmente un trastorno poco conocido, está afectando cada vez a más personas a nivel mundial. Al principio estas personas se ven motivados a llevar una vida sana, pero poco a poco esta “filosofía” los va atrapando hasta que se convierte en una obsesión por la cual comienzan a restringir cada vez más y más alimentos de su dieta. Esto provoca que comiencen de a poco a desnutrirse porque muchos alimentos esenciales son dejados de lado.


En general lo primero que suelen eliminar de su dieta quienes quieren seguir un estilo de vida saludable son las harinas (sobre todo las blancas), la grasa animal, los hidratos de carbono, los conservantes y el azúcar; para luego ir restringiendo cada vez más la lista de alimentos “permitidos”, ya que bajo este estilo de vida no sería correcto ingerir determinadas cosas y si llegan a ser consumidos, es probable que la persona termine con un sentimiento de culpa. Es que justamente, la definición de ortorexia viene del griego ortos, que significa lo correcto, y de orexi, que significa apetito. Lo que traducido sería algo así como “apetito por la comida correcta”.


Una de las diferencias más destacables entre la ortorexia con respecto a la anorexia o bulimia, es que mientras que en éstas últimas enfermedades las personas se obsesionan con la cantidad de la comida, en la primera lo que importa es la calidad; aunque no queda exento el tema de la cantidad ya que comer demasiado, aunque sea de algo saludable, tampoco estaría bien; por lo que en los casos que la ortorexia continúa avanzando, puede desembocar también en una anorexia.


Si bien como mencionamos anteriormente cualquier persona es proclive a sufrir un trastorno de alimentación, hay determinadas características en un ser humano que lo hacen más vulnerable. Por ejemplo en la ortorexia, es común que un rasgo de personalidad compartido por quienes lo padecen sea la rigidez y el perfeccionismo. Además este tipo de trastorno afecta más a los adolescentes y jóvenes, y con una altísima incidencia en el sexo femenino. Aunque cuando los adolescentes vienen de familias “abanderadas” por la comida sana, puede que sea todo el núcleo familiar el que está obsesionado, dificultándose y retrasándose el diagnóstico.


¿Cuándo el comer sano traspasa los límites de lo saludable y se convierte en un trastorno?


Cuando la persona examina al detalle todo lo que va a ingerir, comienza a medirlo todo (una cucharada de esto y dos de esto otro), a buscar información al respecto en Internet de forma obsesiva, a limitar cada vez más alimentos de su dieta y hasta a cancelar planes con sus amigos y familia para no ser “arrastrado” a la tentación de comer cuestiones que no están en sus opciones saludables.


¿Cómo actuar frente a casos de ortorexia?

Lo complicado de la cuestión es que quienes atraviesan esta situación en general no se dan cuenta que su obsesión se ha transformado en una enfermedad que necesita tratarse, sino que al contrario están envueltos en una idea de vida saludable. Si sospechas que esto le puede estar sucediendo a alguien querido, trata de empatizar con la persona pero déjale en claro de manera firme que necesita encontrar ayuda profesional. Si eres tú quien está atravesando esta situación, la manera es la misma: necesitas buscar ayuda de un experto. Como con cualquier tipo de trastorno alimenticio, el primer paso para superarlo es acudir a un profesional, quien indicará el mejor tratamiento adecuado a cada paciente y a cada núcleo familiar.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.